Posts Tagged With: puerto gaboto

SIETE LEGUAS SOBRE EL AGUA DULCE

Dejando atrás las tierras altas nos dejamos sumergir en lo profundo de la isla.

Cuando el grupo se dividió en el Ternero, porque tres debían regresar, Leonardo Ferreyra calló y oyó cómo se habían nombrado los lugares en los primeros tiempos de errabundear por el agua dulce de esta comarca.

Leo escuchaba al Guarú llamando a las cosas por sus nombres:

—Éstas son las Tres Curvas. Éste es el Bañado la Primavera. Esta zona se llama De las Flores.

—¿Cómo conocés tantos nombres, Mono?

—Se los ponemos nosotros, Mono.

—Ajá…

Al segundo día Leonardo Ferreyra desoyó, desobedeció y, cual expedicionario adelantado, fue nombrando por primera vez cada recodo, cada boca, cada árbol.

—Acá vinimos con Marcelito una vez y percibimos que el lugar estaba cargado de algo extraño.

—Bueno… Va a llamarse “La playa tipo Lihu”.

—Estas son las playas del Baldomero.

—Ahora serán las De los Rayadores Violentos.

—Éste es el Canal Sin Kayakista.

—Desde ahora es el Meones Medio.

—Aquel es el Árbol Triste.

—Ahora es el Árbol Feliz.

—A éste le dicen los Bueyes.

—Será La Cadera de Mar.

—Tas loco, Mono.

—Sí, Mono.

Después recordaron las enseñanzas del Anciano Gabriel, Miembro del Consejo, y se pusieron hojas de camalote entre la gorra y la cabeza, entonces el sol dejó de achicharrarles el cerebro y dejaron de nombrar cada recodo, cada boca, cada árbol.

Advertisements
Categories: Islas | Tags: , , , , , , , , | Leave a comment

AVES OBSERVADAS DURANTE OTOÑO-INVIERNO 2015

AVES OBSERVADAS DURANTE OTOÑO-INVIERNO 2015 EN LAS ISLAS DE PUERTO GABOTO

Las islas ubicadas frente a la localidad de Puerto Gaboto representan un mosaico de humedales con una gran diversidad de paisajes diferentes, conocidos actualmente como los «humedales del Río Paraná con grandes lagunas»[1]. Anteriormente estos paisajes eran llamados Paraná Medio, Alto Delta, Predelta o Delta, y para no prestar confusión se utilizará el nombre actualmente acordado para estos ecosistemas. Estos humedales con grandes lagunas son formados por el transporte fluvial de sedimentos, que al ser depositados forman cursos de agua permanentes de distinta magnitud, islas, grandes lagunas, madrejones pertenecientes a antiguos arroyos, etc.

El río alternó sus mediciones hidrométricas entre 2,73 m puerto Rosario – 2,98 m puerto Diamante, y 4,54 m puerto Rosario – 4,94 m puerto Diamante.

Entre la diversidad de paisajes, recorrimos:

-Bosques de espinillo en los anegadizos junto a las barrancas santafesinas y entrerrianas.

-Extensiones de grandes espejos de agua.

-Albardones altos con bosques mixtos donde se encuentran especies como el canelón, timbó colorado o ingá.

-Islas jóvenes con predominio de sauce.

-Albardones antiguos con bosques de timbó blanco.

-Brazos principales y menores del río que arrastran grandes cantidades de sedimentos formando islas nuevas.

¿Por qué aves?
Los animales son excelentes indicadores para conocer el estado de conservación de un ambiente natural. Los relatos históricos nos cuentan cómo las modificaciones humanas en el paisaje eliminaron varias especies nativas generado así un desequilibrio ambiental.
Estamos a tiempo de salvar las reservas de agua de los humedales, y una forma de ayudar e esta labor es conociendo cuáles especies silvestre habitan las islas, para hacer seguimientos en el tiempo y ver quiénes están hoy, quiénes aparecerán y quiénes desaparecerán por culpa de la manipulación humana de la naturaleza. La observación de estos animales es una tarea muy sencilla pues las aves están por todos lados, se dejan observar, son abundantes, y con muy poca práctica y un equipo muy económico es posible hacer importantes relevamientos.
Otros grupos de animales requieren de condiciones específicas para ser estudiados; por ejemplo, es difícil ver mamíferos nativos interactuando con el medio y muchas veces se estudian mediante la observación de heces o huellas. También es dificultoso estudiar anfibios y reptiles, sobre todo en esta parte del año, pues muchas de estas especies están invernando. Para observar peces es necesario quitarlos de su hábitat natural con el equipo y las técnicas adecuadas. Las aves, en cambio, son una excelente puerta de entrada para personas de cualquier condición y edad hacia el gran conocimiento de la naturaleza.

Especies observadas entre el 21 de marzo y 20 de septiembre de 2015.

  1. Macá Común Podiceps Rolland
  2. Macá pico grueso Podilymbus podiceps
  3. Macá Grande Podiceps major
  4. Biguá Víbora Anhinga anhinga
  5. Biguá Phalacrocorax olivaceus
  6. Garza Mora Ardea cocoi
  7. Hocó Colorado Tigrisoma lineatum
  8. Chiflón Syrigma sibilatrix
  9. Garza Blanca Egretta alba
  10. Garcita Blanca Egretta thula
  11. Garcita Bueyera Bubulcus ibis
  12. Garcita Azulada Butorides striatus (vista hasta la primera semana de mayo)
  13. Cuaco Nycticorax nycticorax
  14. Cabeza de hueso Mycteria americana (sólo un grupo en abril)
  15. Tuyango Ciconia maguari
  16. Cuervillo Cara Pelada Phimosus infuscatus
  17. Bandurria Plegadis chihi
  18. Espátula Rosada Platalea ajaja
  19. Chajá Chauna torquata
  20. Pato Real Cairina moschata individuos aislados y en pareja (esta especie presenta un grado de amenaza)
  21. Sirirí Colorado Dendrocygna bicolor
  22. Sirirí Pampa Dendrocygna viduata
  23. Pato Barcino Anas flavirostris
  24. Pato Cuchara Anas platalea
  25. Pato Gargantilla Anas bahamensis
  26. Pato Capuchino Anas versicolor
  27. Pato Crestón o Picazo Netta peposaca
  28. Pato Silbón o Cutirí Amazonetta brasiliensis
  29. Pato de Collar Callonetta leucophrys
  30. Caracolero Rostrhamus sociabilis
  31. Taguató común Buteo magnirostris
  32. Carancho Caracara plancus
  33. Chimango Milvago chimango
  34. Halcón plomizo Falco femoralis (un individuo cazando sobre el Coronda y el anegadizo ubicado debajo de la desembocadura del Carcarañá)
  35. Carau Aramus guarauna
  36. Ipacaá o Gallineta Aramides ypecaha
  37. Gallineta Común Rallus sanguinolentus
  38. Gallareta Chica Fulica leucoptera
  39. Pollona Negra Gallinula chloropus
  40. Pollona Pintada Porphyriops melanops
  41. Burrito Laterallus melanophaius (dos individuos en el arroyo el Ternero)
  42. Gallito de Agua Jacana jacana
  43. Tero real Himantopus melanurus
  44. Tero Común Vanellus chilensis
  45. Chorlito de Collar Charadrius collares
  46. Pitotoy Grande Tringa melanoleuca (dos individuos el día 20 de septiembre)
  47. Pitotoy Solitario Tringa solitaria (un individuo el día 20 de septiembre)
  48. Becasina Gallinago gallinago
  49. Gaviota Capucho Gris Larus cirrocephalus
  50. Gaviota Capucho Café Larus maculipennis
  51. Atí Phaetusa simples
  52. Gaviotín Chico Sterna superciliaris
  53. Paloma Montera p picazuró Columba picazuro
  54. Paloma Manchada Columba maculosa
  55. Mediana o Torcaza Zenaida auriculata
  56. Torcacita Columbina picui
  57. Yerutí Leptotila verreauxi
  58. Cotorra Myiopsitta monachus
  59. Pirincha negra Crotophaga ani
  60. Pirincha Guira guira
  61. Lechuza de Campanario Tyto alba
  62. Ñacurutú Bubo virginianus
  63. Lechucita Vizcachera Athene cunicularia (sobre la costa del Coronda y Carcarañá)
  64. Alilicucú Megascops choliba
  65. Atajacaminos Chico Caprimulgus parvulus
  66. Atajacaminos Tijera Hydropsalis brasiliana
  67. Picaflor Verde Chlorostilbon aureoventris
  68. Martín Pescador Grande o Matraca Ceryle torquata
  69. Martín Pescador Mediano Chloroceryle amazona
  70. Martín Pescador Chico Chloroceryle americana
  71. Carpintero Real Común Colaptes melanolaimus
  72. Carpintero del Cardón Melanerpes cactorum
  73. Carpintero Bataraz Chico Picoides mixtus
  74. Carpinterito Picumnus cirratus
  75. Carpintero Blanco Melanerpes candidus
  76. Chinchero Chico Lepidocolaptes angustirostris
  77. Remolinera Cinclodes fuscus (migrador invernal en nuestra zona)
  78. Hornero Furnarius rufus
  79. Curutié Colorado Certhiaxis cinnamomea
  80. Chotoy Schoeniophylax phryganophila
  81. Pijuí Frente Gris Synallaxis frontalis
  82. Espinero Grande Phacellodomus ruber
  83. Espinero Pecho Manchado Phacellodomus striaticollis
  84. Chororó, Pioro o Carnívoro Taraba major
  85. Cortarramas Phytotoma rutila (visitante invernal en nuestra zona)
  86. Anambé Pachyramphus polychopterus (sólo hasta abril)
  87. Sobrepuesto Lessonia rufa (visitante invernal en nuestra zona)
  88. Pico de Plata o Viudita Hymenops perspicillatus
  89. Picabuey Machetornis rixosus
  90. Benteveo Pitangus sulphuratus
  91. Suirirí Real Tyrannus melancholicus (sólo hasta marzo)
  92. Tijereta Tyrannus savana (sólo hasta abril)
  93. Burlisto Pico Canela Myiarchus swainsoni (sólo hasta marzo)
  94. Churrinche Pyrocephalus rubinus (un individuo permaneció todo el invierno en el mismo monte de espinillo —acacia caven—, en una laguna frente a la desembocadura del Carcarañá)
  95. Piojito Gris Serpophaga nigricans
  96. Piojito Trinador Serpophaga griseicapilla
  97. Golondrina Doméstica Progne chalybea (sólo hasta abril)
  98. Golondrina Parda Phaeoprogne tapera (sólo hasta abril)
  99. Golondrina Ceja Blanca Tachycineta leucorrhoa
  100. Tacuarita Troglodytes aedon
  101. Calandria Real Mimus triurus (visitante invernal en nuestra zona)
  102. Calandria Grande Mimus saturninus (sobre la banda occidental del Coronda)
  103. Zorzal Chalchalero Turdus amaurochalinus
  104. Zorzal Colorado Turdus rufiventris
  105. Tacuarita Azul Polioptila dumicola
  106. Juan Chiviro Silbón Cyclarhis gujanensis
  107. Arañero silbón Basileuterus leucoblepharus
  108. Celestino Thraupis sayaca
  109. Chiviro Pampa Saltator aurantiirostris
  110. Pepitero Gris Saltator coerulescens
  111. Cardenal Paroaria coronata
  112. Cardenilla Paroaria capitata
  113. Volatinero Volatinia jacarina
  114. Corbatita Común Sporophila caerulescens
  115. Chilenito o Corbatita Dominó Sporophila collares
  116. Chingolo Zonotrichia capensis
  117. Sietevestidos o Miente Mi Tío Poospiza nigrorufa
  118. Monterita Cabeza Negra Poospiza melanoleuca
  119. Chiviro de las Pajas o Verdón Embernagra platensis
  120. Boyero Cacicus solitarius
  121. Boyerito Icterus cayanensis
  122. Tordo Pico Corto o Negrucho Molothrus rufoaxillaris
  123. Morajú o Tordo Renegrido Molothrus bonariensis
  124. Músico o La China Molothrus badius
  125. Varillero o madrugador Agelaius cyanopus
  126. Congo Agelaius ruficapillus
  127. Varillero Ala Amarilla Agelaius thilius (cerca de Costa Grande)
  128. Pecho Amarillo o Chororó Pseudoleistes virescens
  129. Gorrión Passer domesticus (sólo en la costa occidental del Coronda)

Fotografías y textos: Maximiliano Leo.

Agradecimientos: a Javier, Marina, Pamela, Gabriel, Silvia, Julia, Candelaria, Gustavo, Florencia, Lihuel, Nadia, Iván y Mauricio por haber sido parte de las distintas expediciones en kayak y colaborar con las observaciones. A Clara, Tatiana y Rafael por permitirnos tener un lugar de desembarco para los kayaks en la Playa del Fuerte de Puerto Gaboto. A César —siempre— por iniciarme en esta aventura de vida. A Gilberto por ayudarme a conocer los nombres de los lugares de las islas Gaboteras.

Categories: Islas | Tags: , , , , , , , , | Leave a comment

LAS ISLAS DE PUERTO GABOTO

Las islas ubicadas frente a la localidad de Puerto Gaboto representan un entramado de paisajes diferentes, unidos y definidos por el incansable curso del agua dulce. Estos «humedales del Río Paraná con grandes lagunas» son formados por el transporte fluvial de sedimentos que llegan desde la gran vastedad de regiones que comprenden la cuenca del Plata.

La biodiversidad es una característica sobresaliente de esta región: además de las cientos de especies de plantas nativas, tan solo en las islas ubicadas frente a Puerto Gaboto podemos encontrar más del 20 por ciento de todas las especies de aves de Argentina —muchas de ellas migratorias que llegan desde el Ártico—, más de 200 especies de peces, y varios mamíferos y reptiles incluidos dentro de la lista de especies amenazadas.

Estas reservas de agua dulce no sólo ofrecen un paisaje que llena de paz y belleza al visitante, sino que son de gran utilidad para la vida de los vecinos de Puerto Gaboto, pues naturalmente brindan servicios ecológicos de gran importancia.

Beneficios de vivir junto a humedales sanos:

-Atrapan y transforman contaminantes de las poblaciones ubicadas de aguas arriba de Puerto Gaboto, donde se incluyen grandes urbes como: Santa Fe, Paraná, Resistencia, Corrientes, Posadas, Cuiabá, Corumbá, Asunción, Sao Paulo, entre otras. En total, más de 100 millones de personas viven en nuestra cuenca, aguas arriba de Puerto Gaboto, y los humedales son imprescindibles para hacer que el agua que baña nuestras costas siga siendo de alta calidad.
-A pesar de estar sitiados por una agricultura química altamente peligrosa para el ambiente y la salud de las personas, los humedales de las islas permiten que las especies animales y vegetales encuentren un sitio a salvo de las fumigaciones y los monocultivos de organismos genéticamente modificados.
-Los hongos y las bacterias que abundan en los humedales descomponen grandes cantidades de material orgánico, transformándolos en nutrientes para hacer que los suelos que inunda el Paraná sean cada vez más fértiles.
-Las plantas nativas de la isla procesan el smog que llega desde el cordón industrial ubicado a menos de 10 km del pueblo, secuestrando gases de efecto invernadero y de esa forma ayudando a combatir el calentamiento global.
-Regulan el caudal de agua, haciendo que las inundaciones lleguen de forma pausada y suave sin que haya que lamentar pérdidas humanas o grandes pérdidas materiales, y en los años de sequía mantienen de forma permanente el agua dulce en sus grandes lagunas.
-Los humedales recargan los acuíferos, almacenando agua dulce. Debajo de nuestros pies encontramos el gigantesco acuífero Guaraní, formado durante el descongelamiento de la última edad del hielo, que en el futuro puede ser la salvación al problema de la falta de agua en todo el mundo.
-El río suministra agua potable de altísima calidad y muy fácil de filtrar para el consumo humano, sin el arsénico que se acumuló en nuestras napas en tiempos remotos, por el efecto de las cenizas volcánicas que llegaban desde la cordillera de los Andes.
-Los humedales desalinizan los suelos, aumentando su fertilidad.
-Producen por sí mismos madera, leña, forraje, materiales para la construcción.
-Producen alimentos vegetales y animales, y también medicamentos. En Puerto Gaboto, más de 100 vecinos trabajan en la recolección de hierbas medicinales.
-Fomentan la reproducción de pequeños animales nativos que polinizan las huertas y el arbolado público no sólo de nuestro pueblo, sino también de los pueblos vecinos que se encuentran rodeados por la agricultura química y carecen de espacios naturales.
-Son de gran importancia para el enriquecimiento recreativo, deportivo, científico, educativo, artístico y cultural.

Cómo podés ayudar a la conservación y ser respetuoso con estas reservas de agua dulce:

Volvé a casa con la basura que generaste. Los envoltorios de plástico que arrojes al suelo van a terminar siendo arrastrados al río por el viento o la lluvia, y aguas abajo pueden provocar la muerte de animales. Los plásticos tardan siglos en desaparecer y en el camino perjudican a las especies no humanas que comparten nuestra Madre Tierra.

Si te gusta pescar, practicá la pesca responsable para que puedas agradecer al río lo que el río te dejó pescar y también puedan hacerlo las generaciones que vienen después que nosotros. Antes de la depredación generada por la exportación descontrolada de pescado, surubíes de 50 kilos proliferaban en estas aguas. Eso ya es pasado. Ahora te toca a vos ser parte del cambio a favor del regreso de los grandes migradores de agua dulce… o ser parte del problema.

Si pescaste, no dejes carnada o restos de cadáveres en el suelo o cerca de la costa. La putrefacción fomenta la proliferación de moscas y roedores.

Evitá el uso de armas de fuego sobre humedales de agua dulce. Los perdigones de plomo son altamente contaminantes y no pueden ser eliminados por la naturaleza, por lo que la contaminación se acumula en las lagunas y con el correr del tiempo traerán graves perjuicios.

Enseñales a tus hijos que donde pisa tu familia, el pasto que va a crecer será más verde.

Agradecé a la Madre Tierra que exista Puerto Gaboto: este paradisíaco balcón al río sin industrias con chimeneas ni efluentes cloacales, para que puedas venir una y otra vez, y cada vez que vengas encuentres este río de aguas purificadoras, bajo este cielo azul cristalino que te cubre con su manto de bendiciones.

Texto y fotos: Maximiliano Leo. 
Texto revisado por Fabio Baena, Gabriel Quaranta, Vanesa Pacotti, 
Cynthia Caballero y Lisandro Arelovich.

DSC_0086 copia
Postal de la Tierra del Agua.

DSC_0195
Arcillas, pasos y nacimientos.

DSC_0120
Cauces nuevos que se descubren en las bajantes.

DSC_0125
Todo… absolutamente todo es más rico en las islas.

DSC_0142
Anda la vida.

DSC_0143
Semillas para descubrimiento interior.

DSC_0148
Llamado a la espontaneidad.

DSC_0150
Erosión en pequeños matices.

DSC_0153 copia
Naves descansando.

DSC_0156 copia
Cielo y suelo.

DSC_0163 copia
Descubrí cuán lejos estás de vos mismo.

DSC_0184 copia
Aguará popé (zorro coatí).
DSC_0187
La puertita al monte.
DSC_0190 copia
Semillas de irupé.

DSC_0040
Los humedales son transmisores de paz.

DSC_0048
Ortigón.

DSC_0051

Mauricio estudiando el monte.

DSC_0058

Practicando la bhastrika antes del desayuno.
DSCN0462 copia

Atardecer en los espejos gaboteros.

DSCN0393 copia

Irupé.

DSCN0412 copia

Curiyú (ñacaniná) disfrutando del solcito invernal.

DSCN0414

Macá grande con su cría.

DSCN0423 copia

Lagunas de agua mineral.

DSCN0205

El Mar de Agua Dulce.

DSCN0211

Restos de nuestros antepasados chanáes.

04 (15)

Juntura.

04 (12)

Mostacilla (cleome).

04 (4)

Dormilón tijera.

04 (8)

Patrimonio natural de la humanidad.

03 (15)

Hocó.

03 (5)

Emú emú.

02 (1)

01 (8)

Arroyito color verano.

Categories: Islas | Tags: , , , , , , , , , , , , , | Leave a comment

Aves del verano 2014-2015

obi

Inventario de las aves observadas en los meses de diciembre de 2014,

enero y febrero de 2015 por el OBI Puerto Gaboto.

Las islas ubicadas frente a la localidad de Puerto Gaboto representan un mosaico de humedales con una gran diversidad de paisajes diferentes, conocidos actualmente como los «humedales del Río Paraná con grandes lagunas»[1]. Anteriormente estos paisajes eran llamados Paraná Medio, Alto Delta, Predelta o Delta, y para no prestar confusión se utilizará el nombre actualmente acordado para estos ecosistemas. Estos humedales con grandes lagunas son formados por el transporte fluvial de sedimentos, que al ser depositados forman cursos de agua permanentes de distinta magnitud, islas, grandes lagunas, madrejones pertenecientes a antiguos arroyos, etc. Para realizar este inventario se recorrieron en kayaks unos 400 kilómetros durante cinco salidas, haciendo mayormente las observaciones desde las embarcaciones, y en menor cantidad al acecho en el campamento o al rececho caminando por el interior de las islas. El río alternó sus mediciones hidrométricas entre 3,30 m puerto Rosario – 3,50 m puerto Diamante, y 4,35 m puerto Rosario – 4,80 m puerto Diamante. Estas alturas anegan la mayoría de las playas evitando que muchas aves playeras migradoras desde el norte del continente americano encuentren lugar de estadía en las islas, por lo que apena pudimos ver algunas de estas aves cuando el río estuvo por debajo de 3,50 m puerto Rosario.

Información interesante:
Altura media período 1911-2010: 2,84 m puerto Rosario.
Altura media período 1981-2010: 3,54 m puerto Rosario.

Entre la diversidad de paisajes, este verano recorrimos: -Bosques de espinillo en los anegadizos junto a las barrancas santafesinas y entrerrianas. -Extensiones de grandes espejos de agua. -Albardones altos con bosques mixtos donde se encuentran especies como el canelón, timbó colorado o ingá. -Islas jóvenes con predominio de sauce. -Albardones antiguos con bosques de timbó blanco donde se encuentran restos de naciones preexistentes sobre costas y cerros. -Brazos principales y menores del río que arrastran grandes cantidades de sedimentos formando islas nuevas.

¿Por qué aves?
Los animales son excelentes indicadores para conocer el estado de conservación de un ambiente natural. Los relatos históricos nos cuentan cómo la agricultura para exportación eliminó a ñandúes, pumas y camélidos del pastizal pampeano, y su ausencia es una señal de enfermedad ambiental. Por ello estamos a tiempo de salvar las reservas de agua de los humedales, y una forma de hacerlo es conociendo cuáles especies silvestre las habitan, para hacer seguimientos en el tiempo y ver quiénes están, quiénes aparecerán y quiénes desaparecerán por culpa de la manipulación humana de la naturaleza. La observación de estos animales es una tarea muy sencilla pues las aves están por todos lados, se dejan observar, son abundantes, y con muy poca práctica y un equipo muy económico es posible hacer importantes relevamientos. Otros grupos de animales requieren de condiciones específicas para ser estudiados; por ejemplo, es difícil ver mamíferos nativos interactuando con el medio y muchas veces se estudian mediante la observación de heces o huellas. Tampoco es casi posible encontrar anfibios y reptiles en gran parte del año. Para observar peces es necesario quitarlos de su hábitat natural con el equipo y las técnicas adecuadas. Las aves, en cambio, son una excelente puerta de entrada para personas de cualquier condición y edad hacia el gran conocimiento de la naturaleza.
¿Qué es el OBI?
 El Observatorio Islas es un Colectivo de vecinos y amigos, sin fines de lucro ni partidarios, que se dedica a la comunicación ambiental de temas culturales y naturales relacionados con los humedales de las islas. Tiene por objetivo crear sentimientos de pertenencia y amor hacia la Madre Tierra y los seres que la habitan.

Inventario de las aves observadas en el verano.

  1. Macá Grande Podiceps major
  2. Biguá Víbora Anhinga anhinga
  3. Biguá Phalacrocorax olivaceus
  4. Garza Mora Ardea cocoi
  5. Hocó Colorado Tigrisoma lineatum
  6. Chiflón Syrigma sibilatrix
  7. Garza Blanca Egretta alba
  8. Garcita Blanca Egretta thula
  9. Garcita Azulada Butorides striatus
  10. Cuaco Nycticorax nycticorax
  11. Cabeza de Hueso Mycteria americana
  12. Tuyango Ciconia maguari
  13. Cuervillo Cara Pelada Phimosus infuscatus
  14. Bandurria o Cuervillo de Cañada Plegadis chihi
  15. Chajá Chauna torquata
  16. Pato Criollo, Real o Picazo Cairina moschata
  17. Sirirí Colorado Dendrocygna bicolor
  18. Sirirí Pampa Dendrocygna viduata
  19. Pato Silbón o Cutirí Amazonetta brasiliensis
  20. Pato de Collar Callonetta leucophrys
  21. Caracolero Rostrhamus sociabilis
  22. Taguató Buteo magnirostris
  23. Carancho Caracara plancus
  24. Halcón plomizo Falco femoralis (sobre las barrancas de Monte de la Paloma)
  25. Carau Aramus guarauna
  26. Ipacaá o Gallineta Aramides ypecaha
  27. Gallineta Común Rallus sanguinolentus
  28. Pollona Negra Gallinula chloropus
  29. Pollona Azul Porphyrula Martinica
  30. Gallito de Agua Jacana jacana
  31. Tero Real Himantopus melanurus
  32. Tero Vanellus chilensis
  33. Gaviota sp Larus sp
  34. Chorlito de Collar Charadrius collares
  35. Playerito Pectoral Calidris melanotos (un solo registro)
  36. Pitotoy solitario Tringa solitaria (sólo con el río debajo de los 3,50 puerto Rosario)
  37. Becasina Común Gallinago gallinago
  38. Atí Phaetusa simples
  39. Gaviotín Chico Sterna superciliaris
  40. Rayador Rynchops niger
  41. Paloma Picazuró Columba picazuro
  42. Paloma Manchada Columba maculosa
  43. Paloma Doméstica Columba livia (frente al puerto de Diamante)
  44. Torcaza Zenaida auriculata
  45. Torcacita Columbina picui
  46. Yerutí Leptotila verreauxi
  47. Cotorra Myiopsitta monachus
  48. Cuclillo Canela Coccyzus melacoryphus
  49. Cuclillo Chico Coccyzus cinereus
  50. Pirincha Negra Crotophaga ani
  51. Pirincha Guira guira
  52. Crespín Tapera naevia
  53. Lechuza de Campanario Tyto alba
  54. Ñacurutú Bubo virginianus
  55. Alilicucú Megascops choliba
  56. Atajacaminos Tijera Hydropsalis brasiliana
  57. Atajacaminos Chico Caprimulgus parvulus
  58. Picaflor Verde Chlorostilbon aureoventris
  59. Picaflor Bronceado Hylocharis chrysura
  60. Martín Pescador Grande o Matraca Ceryle torquata
  61. Martín Pescador Mediano Chloroceryle amazona
  62. Martín Pescador Chico Chloroceryle americana
  63. Carpintero Real Colaptes melanolaimus
  64. Carpintero del Cardón Melanerpes cactorum
  65. Carpintero Blanco Melanerpes candidus
  66. Carpintero Bataraz Chico Picoides mixtus
  67. Carpinterito Picumnus cirratus
  68. Chinchero Chico o Picapalo Lepidocolaptes angustirostris
  69. Chinchero grande Drymornis bridgesii
  70. Picapalo Colorado Campylorhamphus trochilirostris
  71. Hornero Furnarius rufus
  72. Chotoy Schoeniophylax phryganophila
  73. Curutié Colorado Certhiaxis cinnamomea
  74. Pijuí Frente Gris Synallaxis frontales
  75. Espinero Grande Phacellodomus ruber
  76. Espinero Pecho Manchado Phacellodomus striaticollis
  77. Carnívoro, Pioro o Chororó Taraba major
  78. Anambé Pachyramphus polychopterus
  79. Tijerilla Xenopsaris albinucha
  80. Pico de Plata o Viudita Hymenops perspicillatus
  81. Benteveo Rayado Myiodynastes maculatus
  82. Viudita Blanca Fluvicola pica
  83. Picabuey Machetornis rixosus
  84. Suirirí Amarillo Satrapa icterophrys
  85. Benteveo Pitangus sulphuratus
  86. Suirirí Real Tyrannus melancholicus
  87. Tijereta Tyrannus savana
  88. Churrinche Pyrocephalus rubinus
  89. Burlisto Pico Canela Myiarchus swainsoni
  90. Bicherito o Suirirí Suiriri suiriri
  91. Piojito Gris Serpophaga nigricans
  92. Bicherito o Fiofio Silbón Elaenia albiceps
  93. Golondrina Doméstica Progne chalybea
  94. Golondrina Parda Phaeoprogne tapera
  95. Golondrina Ceja Blanca Tachycineta leucorrhoa
  96. Tacuarita Troglodytes aedon
  97. Cachirla Chica Anthus chii
  98. Calandria Grande Mimus saturninus (en las barrancas entrerrianas)
  99. Zorzal Chalchalero Turdus amaurochalinus
  100. Zorzal Colorado Turdus rufiventris
  101. Tacuarita Azul Polioptila dumicola
  102. Chiví Vireo olivaceus
  103. Juan Chiviro Silbón Cyclarhis gujanensis
  104. Arañero Cara Negra Geothlypis Aequinoctialis
  105. Arañero Silbón Basileuterus leucoblepharus
  106. Celestino Thraupis sayaca
  107. Chiviro Pampa o Pepitero de Collar Saltator aurantiirostris
  108. Juan Chiviro o Pepitero Gris Saltator coerulescens
  109. Cardenal Paroaria coronata
  110. Cardenilla Paroaria capitata
  111. Corbatita Sporophila caerulescens
  112. Chilenito o Corbatita Dominó Sporophila collares
  113. Jilguero Dorado o Misto Sicalis flaveola
  114. Chingolo Zonotrichia capensis
  115. Miente Mi Tío, Bichi Bichi o Sietevestidos Poospiza nigrorufa
  116. Monterita Cabeza Negra Poospiza melanoleuca
  117. Cabecitanegra Carduelis magellanica
  118. Boyero Negro Cacicus solitarius
  119. Boyerito Icterus cayanensis
  120. Tordo Pico Corto Molothrus rufoaxillaris
  121. Morajú o Tordo Renegrido Molothrus bonariensis
  122. Músico o La China Molothrus badius
  123. Varillero Agelaius cyanopus
  124. Congo Agelaius ruficapillus
  125. Varillero Ala Amarilla Agelaius thilius
  126. Carpecho o Pecho Colorado Sturnella superciliaris
  127. Gorrión Passer domesticus en la costa entrerriana

Otras especies animales observadas durante el verano que merecen especial atención: Carpincho Hydrochoerus hydrochaeris. Lobito de río Lontra longicaudis. Este animal es considerado un indicador ambiental de agua en buen estado. Los vecinos de Puerto Gaboto dicen que ahora que ya no se comercializa su cuero se lo observa con más frecuencia. Gato montés Oncifelis Geoffroyi. Al igual que el zorro de monte, su supervivencia depende de la salud ambiental de los albardones. Zorro de monte Cerdocyon thous. Tatú Dasypus novemcinctus. Si bien la especie se encuentra desde EEUU hasta Argentina y Uruguay, el rápido deterioro ambiental que sufre la Argentina hace que pueda peligrar su futuro en estas regiones.

Fotografías y textos: Maximiliano Leo.

Agradecimientos: a Eleonora, Alejandro, Javier, Pamela, Gabriel, Silvia y Mauricio por haber sido parte de las distintas expediciones en kayak y colaborar con las observaciones. A Lina, por prestarnos su pequeño paraíso.  A Clara, Tatiana y Rafael por permitirnos tener un lugar de desembarco para los kayaks en la Playa del Fuerte de Puerto Gaboto. A Paulo por la información hidrométrica del río. A César —siempre— por iniciarme en esta aventura de vida. A Diego y Alejandro porque de forma desinteresada me ayudan a identificar las aves. A Diego, Germán y Martín, por enseñarme los nombres gaboteros de las especies de aves.

[1] ” Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. “Los humedales del corredor fluvial Paraná-Paraguay, Argentina”, CABA 2014

Imágenes de las diferentes salidas del verano.

001 aves2 copia 04 (12) Mostacilla 04 (11) Picapalo Colorado. 04 (10) Laurel gigante. 04 (9) Rothschildia. 04 (8) Rothschildia. 04 (7) Con nido de hornero incluido. 04 (6) Ingá. 04 (5) Buscando una huella. 04 (4) Dormilón chico. 04 (3) Jóvenes e ictéridos. 04 (2) La Playa del Fuerte durante la crecida de enero. Su belleza se potencia. 04 (1) 03 (30) Arroyo el Ternero. 03 (29) Trita Liquén, de la capa con vida. 03 (28) El cacique montaraz. 03 (27) Arroyo Caviglia. 03 (26) Calle costera en el Monte de la Paloma. 03 (25) 03 (24) Carpinterito. 03 (23) Sueldas trepando al ceibo. 03 (22) Tormenta de verano. 03 (21) Benteveo rayado. 03 (20) Registro de Chinchero Grande. 03 (19) Valle María. 03 (18) Garcita Azulada. 03 (17) Irupés o Fuentes de Agua. 03 (16) Arácnido grande. 03 (15) Hocó Colorado. 03 (14) Lobito en el  ocaso. 03 (13) Juveniles de Espinero Pecho Manchado. 03 (12) Nutrias. 03 (11) Descanso en el arroyo Sacacalzones. 03 (10) Camoatí grande. 03 (9) Laguna camino a Costa Grande. 03 (8) Pirincha Negra. 03 (7) Garza Mora. 03 (6) Pato Picazo o Real. 03 (5) Nutria. 03 (4) Chinchero Chico. 03 (3) Rayador. 03 (2) Liga en sauces atacados por gatas peludas. 03 (1) Ñacurutú. 02 (8) Pollona azul. 02 (7) Río Coronda. 02 (6) Manga de agua. 02 (5) 02 (4) Balneario en la Boca de Monje. 02 (3) Acceso al agua potable. 02 (2) Martín Pescador Mediano. 02 (1) 01 (20) Río Coronda. 01 (19) Mariposas en el guaco. 01 (18) Juntando calzados en un remanse de mugre humana. 01 (17) Paso del Barco Hundido. 01 (16) Policía Rural. 01 (15) Carau. M2E1L0-12R350B300 Carpincho. M2E1L0-7R350B300 Zorrito de monte. M2E1L0-12R350B300 Registro de tatú. 01 (12) Pajonal. 01 (11) Oruga de los sangres de drago. 01 (10) Ñacurutú bajo la lluvia. 01 (9) Tormenta en el Largo. 01 (8) Arroyo adentro. 01 (7) Gata peluda de los sauces. 01 (6) 01 (5) 01 (4) Playerito Pectoral. 01 (3) Juntura en el Saco de Carlino. 01 (2) Culebrita verde cruzando las Cañitas. 01 (1) Expedicionarios con sus naves. 05 (2) Nuestro cielo de cada noche. 04 (15) Juntura en el Ternero. 04 (14) Ingá. 04 (13) Timbotal gigante en el Paranacito.

Categories: Islas | Tags: , , , , , , , , , | 3 Comments

CORAZÓN DE CURUPÍ

Soy del sol su energía, de la arcilla bermeja el cuerpo, del río el alma que echa raíces por toda la comarca. Soy Trita Liquén, de la Capa con Vida, y ésta es la historia de uno de mis viajes.

verano isla (1)

Mis tres compañeros de viaje: los dos altos son los humanos motor; el que aparece debajo, conduciendo el kayak más hermoso del universo es Trito Timai, mi amigo.

verano isla (2) verano isla (3) verano isla (4)

Un ñacurutú al iniciar el viaje: señal que el monte nos cuidará. Gracias, amigo gigante y discreto.

verano isla (5)

Defendé tu río. El cartelito ubicado estratégicamente en la salida del Ternero, lleva dos años ahí señalando el lugar de descanso al larguísimo tirón de corriente en contra. Es importante esta posta para que los humanos motor descansen antes de que les ordenemos que sigan con el viaje.

verano isla (6)

El curutié colorado siempre discreto, siempre presente, siempre dueño del arbusto y lo bajo, y siempre tan desconocido.

verano isla (7)

Aguas adentro en las vertientes del delta del río Paraná. Aquí nace la vastedad de final de este gran mosaico de humedales.

verano isla (8)

Casi finalizando el paso del Lago, un gigantesco ingá del Parque Nacional Islas de Santa Fe.

verano isla (9)

¿Cuántas horas de remo separan estas orillas, que crean el espejismo del fin del mundo? Unas cuatro de arribada, a la paciente velocidad que da la sangre, que pueden estos humanos motor que marchan y aprenden la sabiduría del no apuro, del no llegar, del viaje en cada palada.

verano isla (11)

Una autopista para mercancías. Ése es el río que quieren los humanos, muy diferente al que necesitan.

verano isla (12)

Un músico ocupando el nido que alguna vez bioconstruyera el hornero. Muchos tordos han aprendido a ahorrar energía, y les va muy bien.

verano isla (13)

Como hace una década, las gatas peludas vuelven a crecer en población. Los sauces son su alimento. Pronto serán sólo pupas y los árboles reverdecerán.

Ésta parece una rama que las orugas hubieran querido perdonar, pero es una liga, una planta parásita que vive y muere con el árbol.

verano isla (14)

Una formación de barcazas al frente. Nosotros, ocultos por el monte, no existimos para ella. La autopista y la vida andan tras diferentes intereses.

verano isla (15)

Hasta aquí está bien para la primera jornada de navegación.

verano isla (16)

¿Cómo estás, amigo dormilón? Es hora de lucir tus vibrisas cuales redes. ¡¡A cazar!!

verano isla (17)

El Yasí. En noches de luna grande como éstas dejaba el silencio de raíces para llegar hasta mis hojas y poder sentir tu luz. Acá sigo, ahora he dejado mi cuerpo de árbol para andar por las aguas que bañaron mis costas por tantos años. ¿Dónde habrá quedado mi curupí? ¿Seguirá de pie, detrás del primer zanjón del Destilería?

verano isla (18)

El amanecer y esta parte del planeta. Dos maravillas reunidas, como cada día. Dichosos mis ojos, que pueden verlos juntos.

verano isla (19) verano isla (20)

Este año, con tanta agua, los rayadores no la tienen fácil. Volverán los veranos de playa y nidos. Paciencia ahora.

verano isla (21)

El bandurrial despierta en V, mudando de lagunas.

verano isla (22)

El humano cargando combustible para otro día de llevar su bote.

verano isla (23)

La hora de alimentarse para muchas criaturas de la isla.

verano isla (24)

Emú emú curioso que se acercó a los kayaks. La muerte no es nuestra necesidad ni diversión, acercate tranquilo.

verano isla (25) verano isla (26)

Mientras los humanos motor descansan y hacemos camalote, me acerco a conversar con mi amigo Trito Timai.

verano isla (27)

Albardón viejo en el Correntoso.

verano isla (28)

¿Qué te ha pasado, biguá, que no volás? ¿Tenés dañada el ala?

verano isla (29)

Me acuerdo de la historia que se cuenta sobre la foto del biguá:

Los humanos terminaron por destruir el mundo. Los sobrevivientes coleccionaban, cual bienes preciados de lo que alguna vez vieron sus abuelos, aquellas cosas que olvidaban la cultura y evocaban la naturaleza. Cultura causa, naturaleza víctima.

verano isla (30)

Donde alguna vez estuvo Diamante, en lo que fue Entre Ríos, entre los escombros del puerto y la mugre de plástico que se remanseaba ahí, el niño halló una foto dentro de un envase que el tiempo no pudo abrir, y la ocultó celosamente para que los coleccionistas pesados y peligrosos no se la arrebataran. La imagen era de un biguá, el niño sabía que las aves fueron los animales con picos y plumas que podían volar como ahora lo hacían las moscas.

El niño no entendía cómo los humanos pudieron destruirlo todo: cómo consumían alimentos envasados y arrojaban al agua o a la tierra los envoltorios, cómo pescaban o mataban sin hambre a esos seres hermosos que él coleccionaba en imágenes, cómo encendían un motor para evitar caminar mil pasos, cómo habiendo tenido un mundo tan hermoso se encerraban a ver esos artefactos que llamaban televisores y parecían cuadros oscuros, cómo teniendo tierra fértil la contaminaban para fabricar semillas que alimentaban chanchos y pollos en lo que llamaban China. El niño no entendía las conductas de los humanos del pasado, y aquellos humanos del pasado tampoco entendían las conductas de los humanos que renegaban de eso llamado progreso.

Los árboles podemos ver el futuro, sabemos del pasado y no hemos olvidado cada vida que hemos sido.

verano isla (31)

Un picazo en la rama (cairina moschata silvestre). Estos animales sí que son esquivos, y cada vez más escasos. Ya desaparecieron de muchos paisajes.

verano isla (32)

Cairina moschata sylvestris

verano isla (33)

Las florestas del pierden altura, como sus barrancas, y el paisaje se interna en una zona lagunera.

verano isla (34)

La garza mora escapa con el avance de los botes. Los animales tardan en darse cuenta qué son esos cuerpos color tapia que avanzan, hasta que por fin distinguen a los humanos motor y huyen.

verano isla (35)

¿De qué lejano pasado llega tu estirpe, pirincha negra?

verano isla (36)

La Costa Grande a la vista.

verano isla (37)

Juntura de aguas laguneras y de correntada.

verano isla (38) verano isla (39)

El camoatí pegado al sauce. Cuánta dulzura en tu corazón. Si te habré tenido entre mis ramas, cuando era árbol.

verano isla (40) verano isla (41)

Es hora de recargar combustible y no hay mejor estación de servicio en el enero que una sombra. En estos parajes del planeta, el año costero divide los meses en cuatro de mucho calor, dos de frío y seis perfectos. Enero es crítico. Los humanos motor recalientan sin los tenemos muchas horas funcionando: dolor de cabeza, diarrea, quemaduras. Y hay que cuidarlos, porque no se consiguen muchos que aguanten este tipo de travesías.

verano isla (42)

Dejado atrás el paisaje lagunero, retomamos un cauce arbolado para buscar un lugar de acampe.

verano isla (43)

Perfecto el lugar para acampar. Poca pendiente en la bajada al agua, mucha leña, buena sombra. A disfrutar de la tierra firme.

verano isla (44)

En la medialoma larga que se extiende hacia el poniente los animales también se preparan para esperar la noche. Los diurnos se acercan a sus nidos y los nocturnos se aprestan a dejarlos.

verano isla (45)

Un espinero llama a sus niños.

verano isla (46)

Responde un arañero cercano.

verano isla (47)

Y por fin aparecen los pequeños espineritos.

verano isla (49)

La noche cae sobre la isla, y el lobito aprovecha la claridad del Yasí para una última cacería, antes de volver a su nido en la barranca.

verano isla (48)

La mañana suena a chicharras que anuncian mucho calor. Atravesamos el tercer mes de calor litoraleño, el más fuerte. El sol sobre capricornio en la altura y al sur en los horizontes. No hay donde esconderse. Hoy tendremos que cuidar a los humanos motor más que otros días, aunque se los ve tranquilos y sin apuro.

verano isla (50)

El pequeño Diego Román, niño costero y gran conocedor de los secretos del río, estuvo corrigiendo los nombres que la gente de Buenos Aires les da a los animales. ¿A quién se le ocurre decirle real a un pato color picazo? Real… ¿real? Si hace de 1810 que al rey ya no le hacemos caso.

verano isla (51)

Dejamos el lugar de acampe cuando el sol ya está alto. Señal que no hemos madrugado.

verano isla (52)

Seguimos aguas arriba y adentro, buscando un arroyo que conecte con éste y nos acerque otra vez al cauce principal del Paraná.

verano isla (53) verano isla (54) verano isla (55)

Un discreto hocó nos controla desde lo alto del sauce.

verano isla (56) verano isla (57)

El ñandipay ha alcanzado la isla en estos lugares. Le gusta la barranca, pero se ha asomado al río.

verano isla (58) verano isla (59) verano isla (60) verano isla (61)

La tijerilla nos saluda, también bendice nuestro trajinar.

verano isla (62)

—No sé si me pesa más el hongo o la rama desproporcionada que me ha crecido.

—Pobrecito, Timbó de los Más Feos. Ojalá algún rayo pueda amputarte estas penas que estás pagando.

—Gracias, Trita Liquén, de la Capa con Vida. No es de árboles andar dejando las raíces, pero tu destino errabundo fue más fuerte que el deseo de cumplir una muerte de pie. Buen viaje por la comarca del agua dulce.

—Buen viaje, Timbó de los Más Feos.

verano isla (63)

El calor es mucho y el lugar es hermoso. No dejemos que pase de largo. Busquemos un lugar para detener la navegación y disfrutemos de estos montes.

verano isla (64) verano isla (65)

La tarde se va yendo y las hojas empiezan a mostrar la luz de sus lados sombreados. Qué hermoso.

verano isla (66)

Entonces el día se aleja hasta la mañana siguiente.

verano isla (67)

Y la oscuridad… y sus ángeles iluminados por estrellas.

Trito Timai canta afuera. Hoy anduvo todo el día silbando melodías del tiempo imaguaré.

verano isla (68)

El laurel es reparo en verano como en invierno. Este laurenzal no puede sino ser una caricia en el enero que no perdona.

verano isla (69)

Somos su voz,

a través de nosotros

habla la Tierra.

Así reza este haiku de la costa, y sabe de nosotros…

verano isla (70)

…que fuimos los diez mil seres que pueblan el paisaje, y en el camino final de las generaciones disfrutamos de los seis sentidos sin preguntarnos por ninguno de ellos.

verano isla (71)

Dichoso quien ve la flor, sin ver qué flor, y sabe que ella es todas.

verano isla (72) verano isla (73) verano isla (74) verano isla (75) verano isla (76)

El hogar del islero. Cada vez quedan menos humanos viviendo en la isla. La lógica del progreso hace que sólo los centros urbanos se desarrollen, y los campos quedan sin campesinos, y la agricultura se hace sin agricultores, y también, como un coletazo de eso que concentra la tierra en manos de quien no la trabaja, también las islas se ven afectadas por la pérdida del patrimonio cultural.

verano isla (77) verano isla (78) verano isla (79)

Ganado nuevamente el canal principal del Paraná, la autopista para mercancías se vuelve a hacer presente rompiendo con la naturaleza.

verano isla (80)

Diamante a la vista, detrás de los nuevos islotes.

verano isla (81)

Un nuevo arroyo para evitar remontar la curva gigantesca que termina en la Punta Gorda. Hermoso el paisaje de estos sitios

verano isla (82) verano isla (83) verano isla (84) verano isla (85)

Se nota que nos acercamos a una ciudad.

verano isla (86)

Otra maravilla natural a la vista. Los irupés ya agrandan sus hojas en su ciclo de cada año.

verano isla (87)

Sauces, sandías y azuladita.

verano isla (88)

La costa de Valle María a la vista. El lugar no está bueno para acampar, demasiados humanos, demasiada música fuerte tapando el canto de las aves, poca sombra. Regresemos a Diamante a ver cómo está el Club Náutico.

verano isla (89)

El Náutico a la vista.

verano isla (90)

Poca gente, mucha paz, buen lugar para que los humanos motor descansen de cinco días de remada bajo el sol de enero.

verano isla (91) verano isla (92)

Ahí mi amigo Trito Timai, una carranca lenta que migró a la cuenca paranacera.

verano isla (93)

¡No! ¿¿En Diamante se les rinde culto a los motiteros?? Necesito exorcizarme después de ver esto.

verano isla (94)

A ver, acá… un lugar santo. Éste no.

verano isla (95)

Subamos la pendiente de las altas barrancas diamantinas.

verano isla (96)

Al fin… sal demonio de mi madera.

verano isla (99)

Qué bueno encontrar un texto de Alba Rico en un diario entrerriano.

verano isla (100)

El calor avanza y no hay donde esconderse.

verano isla (101)

Los tordos de pico corto tienen un plumaje que nos ayuda con el sol.

verano isla (102) verano isla (103)

Y entonces la inestabilidad… por fin…

verano isla (104) verano isla (105) verano isla (106) verano isla (107)

El oscurecimiento y una lluvia fresca que duró hasta muy avanzada la noche.

verano isla (108)

Amanece y el arroyo La Ensenada aprovecha la lluvia que pasó para quitarse mucha mugre de continente adentro. Acá un algo flotando.

verano isla (109)

Saludo de los humanos motor antes de seguir el viaje río arriba, ahora evitando arroyos para desplazarnos por los cauces más caudalosos.

verano isla (110) verano isla (111)

Entramos en un paisaje con rocas formadas por arcillas muy diferentes a las que llenaron de rojo la pampa santafesina.

verano isla (112)

Un gran ceibo decorado hasta arriba por epífitas.

verano isla (113)

Don cururú.

verano isla (114) verano isla (115) verano isla (116) verano isla (117) verano isla (118) verano isla (119) verano isla (120) verano isla (121)

Un carpinterito nos recibe en el Monte de la Paloma. El primer saludo montaraz de las barrancas de la banda oriental.

verano isla (122)

Chivato. Considerado por los humanos como el árbol más hermoso del planeta. Aunque seas exótico, sabemos lo que tu raza padece en Madagascar. Eres bienvenido en tu exilio salvador.

verano isla (123)

Calles para rodados humeantes.

verano isla (124)

Piedra abierta en el paisaje. Belleza natural de la costa.

verano isla (125) verano isla (126)

El templo del repetir y memorizar.

verano isla (127)

Y allá la delgada huella que se interna en el continente.

verano isla (128)

Los árboles podemos ver el futuro, sabemos del pasado y no hemos olvidado cada vida que hemos sido. También fui vaca en la época en que los humanos no habían sometido la especie. Estás vestida de monte antes de tu asesinato. Te deseo una muerte rápida, con poco dolor, inevitable en los tiempos que acontecen.

verano isla (129)

De regreso a la costa: alejarse del agua no es bueno. Nunca es bueno.

verano isla (130)

El pescador con salvavidas. Cuántos han sido llamados por Y Yara, y cuántos más serán llamados por este espíritu por no usar el chaleco.

verano isla (131)

La autopista de mercancías se anuncia cerca.

verano isla (132)

La tarde se va lenta. Otro día que se ha marchado para siempre.

verano isla (133) verano isla (134)

Está oscuro y hay pileta en desuso. Señal que visitaré a mis amigos anfibios.

verano isla (135)

Sapito de las cuevas. Los bordes lisos no se han hecho para vos. Vamos a sacarte de la pileta antes de que mueras de cansancio.

verano isla (136)

Ranas. Ustedes sí que la tienen más fácil mientras no aparezcan lechuzas o víboras.

verano isla (137) verano isla (138) verano isla (139)

Los humanos motor se fueron a caminar por un arroyo que baja desde los vestigios de la selva montielera.

verano isla (140)

El montaraz mira el mundo con una lupa. No hay vastedad para su derrotero que no incluya cada laguna o monte por más lejano e intrascendente que parezca. No hay montaraz sin la búsqueda de las últimas siluetas que asoman tras el infranqueable yuyerío de tapias y pajonal.

verano isla (141)

Shilá que está lindo el arroyo.

En la lengua de nuestros antepasados Chanáes —esas personas que pisaron y vivieron la isla antes que nosotros— la palabra «shilá» significaba reír o hacer el amor.

Es maravilloso que en la cultura que hemos pisoteado y reducido a cazadores/recolectores se festejara el cuerpo, el amor, el sexo, y se lo relacionara con la risa y la alegría… qué distintos somos nosotros. Cuánto hemos perdido.

verano isla (142) verano isla (143) verano isla (144)

Sueño de maderas y agua,

de maderas que emergen vivas

desde el fondo del arenal;

sueño de maderas

sin savia

yendo abajo a formar islotes.

Hay ellos en mis sueños.

verano isla (145)

Monumento de la religión católica.

verano isla (146) verano isla (147) verano isla (148)

En el verde sur del Planeta Tierra, la selva tropical vierte vida en semillas y criaturas que son arrastradas en el agua dulce por miles de kilómetros hasta la gran planicie de inundación, una vasta región donde el agua manda, llamada delta del Paraná.

Aquí nadamos en sus horas previas. Aquí se gesta el delta, para nacer horas de remo abajo. Qué maravilla.

verano isla (149)

Los humanos motor no terminan de acostumbrarse al sol de la tarde en la banda entrerriana. Les gusta el sol desde la perspectiva santafesina, iluminando la isla, oculto de sus cuerpos tras de los árboles. No resisten un sol sobre las islas y otro bajo el agua, ambos apuntando al mismo tiempo desde el oeste. Se esconden hasta que casi cae por detrás de los sauces. Los entrerrianos son más resistentes a los dos soles.

verano isla (150) verano isla (151)

El monte come.

verano isla (152)

Como la obra de los humanos.

verano isla (153)

El monte come y la tierra dobla y borra las escuadras.

verano isla (154) verano isla (155) verano isla (156) verano isla (157) verano isla (158)

Tiempo de regresar a Puerto Gaboto, el pueblito costero más hermoso del mundo. Molestamos un ratito a la condenada a muerte para acomodar los kayaks y partimos.

GRACIAS, LINA MONFORT, POR LAS PUERTAS ABIERTAS DE TU HERMOSA MORADA.

verano isla (159)

Mi humana motor se llama Pamela.

verano isla (161)

El humano motor de Trito se llama Maximiliano.

Los humanos son en función de lo que les da dinero. Hay los que son albañiles, maestros, médicos, amas de casa, empleados. Estos dos, en cambio, son kayakistas. Simplemente kayakistas.

verano isla (162)

Adiós Monte de la Paloma, adiós Diamante.

verano isla (163)

Arroyos angostos para endulzar el alma.

verano isla (164) verano isla (165) verano isla (166) verano isla (167) verano isla (168) verano isla (169)

Otro foco de gatas peludas.

verano isla (170)

Volvemos al río grande… gigante.

verano isla (171)

Cuidado que todavía se asoman los hierros del mangrullo.

verano isla (172)

Un Edgar Alla Poe en el suelo de la isla.

verano isla (173)

El kayak más hermoso del universo salvaguarda el nombre del cacique que el monte no puede olvidar.

verano isla (175)

Esta travesía nació hace mucho, allá en el Ternero. Ahora volvemos a sus aguas, que no son las mismas, en ese mismo arroyo. Y otra vez en casa.

verano isla (176) verano isla (177)

Un viaje en kayak es menos una travesía, un recorrido, que una construcción que se erige día a día y con la paciencia que enseñan los árboles. Así, de nosotros, van aprendiendo estos humanos.

verano isla (174)

Y entonces Trita Liquén, de la Capa con Vida, quedó en silencio.

Imágenes y música del viaje.

Listado de aves observadas en el viaje:

1. Macá Grande Podiceps major
2. Aninga Anhinga anhinga
3. Biguá Phalacrocorax olivaceus
4. Garza Mora Ardea cocoi
5. Hocó Colorado Tigrisoma lineatum
6. Chiflón Syrigma sibilatrix
7. Garza Blanca Egretta alba
8. Garcita Blanca Egretta thula
9. Garcita Azulada Butorides striatus
10. Cuaco Nycticorax nycticorax
11. Cabeza de hueso Mycteria americana
12. Tuyango Ciconia maguari
13. Cuervillo Cara Pelada Phimosus infuscatus
14. Bandurria Plegadis chihi
15. Chajá Chauna torquata
16. Pato Real Cairina moschata
17. Sirirí Colorado Dendrocygna bicolor
18. Sirirí Pampa Dendrocygna viduata
19. Pato Silbón o Cutirí Amazonetta brasiliensis
20. Pato de Collar Callonetta leucophrys
21. Caracolero Rostrhamus sociabilis
22. Taguató común Buteo magnirostris
23. Carancho Caracara plancus
24. Halcón plomizo Falco femoralis (sobre Diamante y Monte de la Paloma)
25. Carau Aramus guarauna
26. Ipacaá o Gallineta Aramides ypecaha
27. Gallineta Común Rallus sanguinolentus
28. Pollona Negra Gallinula chloropus
29. Jacana Jacana jacana
30. Tero real Himantopus melanurus
31. Tero Común Vanellus chilensis
32. Chorlito de Collar Charadrius collares
33. Becasina Común Gallinago gallinago
34. Atí Phaetusa simples
35. Gaviotín Chico Común Sterna superciliares
36. Rayador Rynchops niger
37. Paloma Picazuró Columba picazuro
38. Paloma Manchada Columba maculosa
39. Paloma Doméstica Columba livia en la isla sólo frente al puerto de Diamante
40. Torcaza Zenaida auriculata
41. Torcacita Columbina picui
42. Yerutí Leptotila verreauxi
43. Cotorra Myiopsitta monachus
44. Cuclillo Canela Coccyzus melacoryphus
45. Cuclillo Chico Coccyzus cinereus
46. Pirincha negra Crotophaga ani
47. Pirincha Guira guira
48. Crespín Tapera naevia
49. Lechuza de Campanario Tyto alba
50. Ñacurutú Bubo virginianus
51. Alilicucú Megascops choliba
52. Atajacaminos Tijera Hydropsalis brasiliana
53. Picaflor Verde Chlorostilbon aureoventris
54. Picaflor Bronceado Hylocharis chrysura
55. Martín Pescador Grande Ceryle torquata
56. Martín Pescador Mediano Chloroceryle amazona
57. Martín Pescador Chico Chloroceryle americana
58. Carpintero Real Común Colaptes melanolaimus
59. Carpintero del Cardón Melanerpes cactorum
60. Carpintero Bataraz Chico Picoides mixtus
61. Carpinterito Picumnus cirratus
62. Chinchero Chico Lepidocolaptes angustirostris
63. Chinchero grande : Drymornis bridgesii
64. Hornero Furnarius rufus
65. Curutié Colorado Certhiaxis cinnamomea
66. Pijuí Frente Gris Synallaxis frontales
67. Pijuí cola parda : Synallaxis albescens en Monte de la Paloma
68. Espinero Grande Phacellodomus ruber
69. Espinero Pecho Manchado Phacellodomus striaticollis
70. Chororó Taraba major
71. Anambé Común Pachyramphus polychopterus
72. Tijerilla Xenopsaris albinucha
73. Pico de Plata Hymenops perspicillatus
74. Benteveo Rayado Myiodynastes maculatus
75. Viudita Blanca Fluvicola pica
76. Picabuey Machetornis rixosus
77. Suirirí Amarillo Satrapa icterophrys
78. Benteveo Pitangus sulphuratus
79. Suirirí Real Tyrannus melancholicus
80. Tijereta Tyrannus savana
81. Burlisto Pico Canela Myiarchus swainsoni
82. Suirirí Suiriri suiriri
83. Piojito Gris Serpophaga nigricans
84. Fiofio Silbón Elaenia albiceps
85. Golondrina Doméstica Progne chalybea
86. Golondrina Parda Phaeoprogne tapera
87. Golondrina Ceja Blanca Tachycineta leucorrhoa
88. Tacuarita Troglodytes aedon
89. Cachirla Chica Anthus chii
90. Calandria Grande Mimus saturninus en la costa entrerriana
91. Zorzal Chalchalero Turdus amaurochalinus
92. Zorzal Colorado Turdus rufiventris
93. Tacuarita Azul Polioptila dumicola
94. Chiví Común Vireo olivaceus
95. Juan Chiviro Cyclarhis gujanensis
96. Arañero Cara Negra Geothlypis Aequinoctialis
97. Arañero silbón Basileuterus leucoblepharus
98. Celestino Común Thraupis sayaca
99. Chiviro Pampa o Pepitero de Collar Saltator aurantiirostris
100. Juan Chiviro o Pepitero Gris Saltator coerulescens
101. Cardenal Común Paroaria coronata
102. Cardenilla Paroaria capitata
103. Jilguero Dorado Sicalis flaveola
104. Chingolo Zonotrichia capensis
105. Sietevestidos Poospiza nigrorufa
106. Cachilo ceja amarilla Ammodramus humeralis en Monte e la Paloma
107. Monterita Cabeza Negra Poospiza melanoleuca
108. Cabecitanegra Común Carduelis magellanica
109. Boyero Negro Cacicus solitarius
110. Boyerito Icterus cayanensis
111. Tordo Pico Corto Molothrus rufoaxillaris en Diamante
112. Morajú o Tordo Renegrido Molothrus bonariensis
113. Músico Molothrus badius
114. Varillero Negro Agelaius cyanopus
115. Varillero Congo Agelaius ruficapillus
116. Varillero ala amarilla Agelaius thilius
117. Gorrión Passer domesticus en la costa entrerriana

Categories: Islas | Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 1 Comment

Voz del monte

Habló el igual entre la multitud.

Qué clase de persona es ésta, que anda liviano por la vida, que aletea sin deudas ni carga, que no se inclina ante caudillos ni banderas, que se levanta por la mañana sabiendo que es de mañana y entra en esa mañana sin pensar en la tarde, que elige ir sin llegar, que no necesita más de lo que provee la dignidad. Que si se vuelve ansiosa, es para que las cosas lleguen y no para que pasen. Que no le pesa más el lunes que el viernes ni el mayo que el noviembre. Qué clase de persona es ésta.

Y desde lo profundo del monte llegó otra voz, dirigiéndose al mismo sujeto.

Qué clase de persona sos, que todavía te creés el reflejo que te mira desde el fondo del claro entre la tapia. Vos no sos ese reflejo, pero sí ese reflejo sos vos. Estás tan lleno aún que el vacío de la libertad todavía muy lejos te queda, aunque el igual entre la multitud te vea liviano a través de sus ojos tan enajenados.

Todavía hay amor y odio, todavía hay orgullo y vergüenza.

Todavía hay patria y su fruto: la segregación.

Todavía la unidad está lejos, tal vez más allá de esta vida.

Maximiliano Leo.

del julio al timbó (97) del julio al timbó (94) del julio al timbó (92) del julio al timbó (91) del julio al timbó (90) del julio al timbó (89) del julio al timbó (87) del julio al timbó (85) del julio al timbó (79) del julio al timbó (71) del julio al timbó (67) del julio al timbó (66) del julio al timbó (65) del julio al timbó (63) M2E1L0-12R350B300 M2E1L0-7R350B300 del julio al timbó (53) del julio al timbó (52) del julio al timbó (50) del julio al timbó (49) del julio al timbó (46) del julio al timbó (45) del julio al timbó (42) del julio al timbó (41) del julio al timbó (34) del julio al timbó (33) del julio al timbó (31) del julio al timbó (30) del julio al timbó (29) del julio al timbó (28) del julio al timbó (26) del julio al timbó (25) del julio al timbó (22) del julio al timbó (21) del julio al timbó (20) del julio al timbó (12) del julio al timbó (10) del julio al timbó (8) del julio al timbó (6) del julio al timbó (4) parque-nacional-islas-de-santa-fe-91 copia Escudo de la Casa del Monte.

Categories: Uncategorized | Tags: , , , , , , , , | 3 Comments

IMÁGENES DE PUERTO GABOTO

Imágenes del pueblito costero más hermoso del mundo.

Categories: El pueblito | Tags: , , , , | Leave a comment

EL MILAGRO DE LA VIDA DISCRETA

Pequeños seres nocturnos que dan sus primeros pasos en la vida de las islas.Hydropsalis torquata (1) Hydropsalis torquata (2) Hydropsalis torquata (4) Hydropsalis torquata (5)

Categories: Islas | Tags: , , , , , , , | 2 Comments

FINAL DE LOS MARTES

Vi mis pies cansados, alternaban pasos para volver a casa, pisando ripiado y barro, pasando junto a la zanja. La luna ya estaba gigantesca y alumbraba entre los palos borrachos del Coronda… caminaba descansando por fin, trece horas después de salir esta mañana. Cansancio que pesa, cansancio que integra, cansancio que digna, cansancio que alivia, cansancio de ir volviendo a casa…

…y no sé si fue por la noche cálida, por las ranas que cantaban, por lo largo de las sombras de tener pocos faroles detrás y una luna gigantesca delante…

…no sé qué extraña mezcla se dio en ese momento, que me vi caminando lejos o bajando de una montaña, tal vez llegando a la zona de acampe de un lago del sur o caminando una huella rural, pero la pala al hombro se volvió mochila y me vi lejos, terminando un día de viaje…

Qué hermosos son los atardeceres de martes en Gaboto.

Categories: Uncategorized | Tags: , | Leave a comment

PALABRAS DEL ORATORIO COSTERO

Entreverado entre las barbas que la crecida le dio al aliso. Ahí oculto anduvo. Ahí en silencio permaneció. Ahí en esa calma buscaba al niño al que le bastaba el primer codillo para cambiar de universo.

Hubo de mudar el espacio para volver en el tiempo. Si te vas, el infierno va con uno, le advirtió un apodado sabio quien había agrandado la mochila porque incrementó pasado. Miró su carga y sólo abundaba presente.

Tiempo de asomar entre las barbas que la crecida le dio al aliso y volver a hallar lo lejos de la infancia tras el primer codillo.

Partida, cruce, una boca, el recodo… y ya la isla lo devoró para siempre.

Del oratorio costero.

Categories: Islas | Tags: , , , | Leave a comment

Blog at WordPress.com.