PALABRAS DEL ORATORIO COSTERO

Entreverado entre las barbas que la crecida le dio al aliso. Ahí oculto anduvo. Ahí en silencio permaneció. Ahí en esa calma buscaba al niño al que le bastaba el primer codillo para cambiar de universo.

Hubo de mudar el espacio para volver en el tiempo. Si te vas, el infierno va con uno, le advirtió un apodado sabio quien había agrandado la mochila porque incrementó pasado. Miró su carga y sólo abundaba presente.

Tiempo de asomar entre las barbas que la crecida le dio al aliso y volver a hallar lo lejos de la infancia tras el primer codillo.

Partida, cruce, una boca, el recodo… y ya la isla lo devoró para siempre.

Del oratorio costero.

Advertisements
Categories: Islas | Tags: , , , | Leave a comment

Post navigation

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Create a free website or blog at WordPress.com.

%d bloggers like this: