LAS ISLAS DE PUERTO GABOTO

Las islas ubicadas frente a la localidad de Puerto Gaboto representan un entramado de paisajes diferentes, unidos y definidos por el incansable curso del agua dulce. Estos «humedales del Río Paraná con grandes lagunas» son formados por el transporte fluvial de sedimentos que llegan desde la gran vastedad de regiones que comprenden la cuenca del Plata.

La biodiversidad es una característica sobresaliente de esta región: además de las cientos de especies de plantas nativas, tan solo en las islas ubicadas frente a Puerto Gaboto podemos encontrar más del 20 por ciento de todas las especies de aves de Argentina —muchas de ellas migratorias que llegan desde el Ártico—, más de 200 especies de peces, y varios mamíferos y reptiles incluidos dentro de la lista de especies amenazadas.

Estas reservas de agua dulce no sólo ofrecen un paisaje que llena de paz y belleza al visitante, sino que son de gran utilidad para la vida de los vecinos de Puerto Gaboto, pues naturalmente brindan servicios ecológicos de gran importancia.

Beneficios de vivir junto a humedales sanos:

-Atrapan y transforman contaminantes de las poblaciones ubicadas de aguas arriba de Puerto Gaboto, donde se incluyen grandes urbes como: Santa Fe, Paraná, Resistencia, Corrientes, Posadas, Cuiabá, Corumbá, Asunción, Sao Paulo, entre otras. En total, más de 100 millones de personas viven en nuestra cuenca, aguas arriba de Puerto Gaboto, y los humedales son imprescindibles para hacer que el agua que baña nuestras costas siga siendo de alta calidad.
-A pesar de estar sitiados por una agricultura química altamente peligrosa para el ambiente y la salud de las personas, los humedales de las islas permiten que las especies animales y vegetales encuentren un sitio a salvo de las fumigaciones y los monocultivos de organismos genéticamente modificados.
-Los hongos y las bacterias que abundan en los humedales descomponen grandes cantidades de material orgánico, transformándolos en nutrientes para hacer que los suelos que inunda el Paraná sean cada vez más fértiles.
-Las plantas nativas de la isla procesan el smog que llega desde el cordón industrial ubicado a menos de 10 km del pueblo, secuestrando gases de efecto invernadero y de esa forma ayudando a combatir el calentamiento global.
-Regulan el caudal de agua, haciendo que las inundaciones lleguen de forma pausada y suave sin que haya que lamentar pérdidas humanas o grandes pérdidas materiales, y en los años de sequía mantienen de forma permanente el agua dulce en sus grandes lagunas.
-Los humedales recargan los acuíferos, almacenando agua dulce. Debajo de nuestros pies encontramos el gigantesco acuífero Guaraní, formado durante el descongelamiento de la última edad del hielo, que en el futuro puede ser la salvación al problema de la falta de agua en todo el mundo.
-El río suministra agua potable de altísima calidad y muy fácil de filtrar para el consumo humano, sin el arsénico que se acumuló en nuestras napas en tiempos remotos, por el efecto de las cenizas volcánicas que llegaban desde la cordillera de los Andes.
-Los humedales desalinizan los suelos, aumentando su fertilidad.
-Producen por sí mismos madera, leña, forraje, materiales para la construcción.
-Producen alimentos vegetales y animales, y también medicamentos. En Puerto Gaboto, más de 100 vecinos trabajan en la recolección de hierbas medicinales.
-Fomentan la reproducción de pequeños animales nativos que polinizan las huertas y el arbolado público no sólo de nuestro pueblo, sino también de los pueblos vecinos que se encuentran rodeados por la agricultura química y carecen de espacios naturales.
-Son de gran importancia para el enriquecimiento recreativo, deportivo, científico, educativo, artístico y cultural.

Cómo podés ayudar a la conservación y ser respetuoso con estas reservas de agua dulce:

Volvé a casa con la basura que generaste. Los envoltorios de plástico que arrojes al suelo van a terminar siendo arrastrados al río por el viento o la lluvia, y aguas abajo pueden provocar la muerte de animales. Los plásticos tardan siglos en desaparecer y en el camino perjudican a las especies no humanas que comparten nuestra Madre Tierra.

Si te gusta pescar, practicá la pesca responsable para que puedas agradecer al río lo que el río te dejó pescar y también puedan hacerlo las generaciones que vienen después que nosotros. Antes de la depredación generada por la exportación descontrolada de pescado, surubíes de 50 kilos proliferaban en estas aguas. Eso ya es pasado. Ahora te toca a vos ser parte del cambio a favor del regreso de los grandes migradores de agua dulce… o ser parte del problema.

Si pescaste, no dejes carnada o restos de cadáveres en el suelo o cerca de la costa. La putrefacción fomenta la proliferación de moscas y roedores.

Evitá el uso de armas de fuego sobre humedales de agua dulce. Los perdigones de plomo son altamente contaminantes y no pueden ser eliminados por la naturaleza, por lo que la contaminación se acumula en las lagunas y con el correr del tiempo traerán graves perjuicios.

Enseñales a tus hijos que donde pisa tu familia, el pasto que va a crecer será más verde.

Agradecé a la Madre Tierra que exista Puerto Gaboto: este paradisíaco balcón al río sin industrias con chimeneas ni efluentes cloacales, para que puedas venir una y otra vez, y cada vez que vengas encuentres este río de aguas purificadoras, bajo este cielo azul cristalino que te cubre con su manto de bendiciones.

Texto y fotos: Maximiliano Leo. 
Texto revisado por Fabio Baena, Gabriel Quaranta, Vanesa Pacotti, 
Cynthia Caballero y Lisandro Arelovich.

DSC_0086 copia
Postal de la Tierra del Agua.

DSC_0195
Arcillas, pasos y nacimientos.

DSC_0120
Cauces nuevos que se descubren en las bajantes.

DSC_0125
Todo… absolutamente todo es más rico en las islas.

DSC_0142
Anda la vida.

DSC_0143
Semillas para descubrimiento interior.

DSC_0148
Llamado a la espontaneidad.

DSC_0150
Erosión en pequeños matices.

DSC_0153 copia
Naves descansando.

DSC_0156 copia
Cielo y suelo.

DSC_0163 copia
Descubrí cuán lejos estás de vos mismo.

DSC_0184 copia
Aguará popé (zorro coatí).
DSC_0187
La puertita al monte.
DSC_0190 copia
Semillas de irupé.

DSC_0040
Los humedales son transmisores de paz.

DSC_0048
Ortigón.

DSC_0051

Mauricio estudiando el monte.

DSC_0058

Practicando la bhastrika antes del desayuno.
DSCN0462 copia

Atardecer en los espejos gaboteros.

DSCN0393 copia

Irupé.

DSCN0412 copia

Curiyú (ñacaniná) disfrutando del solcito invernal.

DSCN0414

Macá grande con su cría.

DSCN0423 copia

Lagunas de agua mineral.

DSCN0205

El Mar de Agua Dulce.

DSCN0211

Restos de nuestros antepasados chanáes.

04 (15)

Juntura.

04 (12)

Mostacilla (cleome).

04 (4)

Dormilón tijera.

04 (8)

Patrimonio natural de la humanidad.

03 (15)

Hocó.

03 (5)

Emú emú.

02 (1)

01 (8)

Arroyito color verano.

Advertisements
Categories: Islas | Tags: , , , , , , , , , , , , , | Leave a comment

Post navigation

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

%d bloggers like this: